19:30 hs
PODER QUE MATA
22:00 hs
EL INMORTAL
00:30 hs
ACORRALADOS
Todos los horarios
ESCLAVOS DE LA CIENCIOLOGÍA

¡4 fundamentos de la CIENCIOLOGíA que parecen sacados de una película clase B!

Tal vez has oído hablar de la Cienciología, la controversial secta que atrajo la atención de famosos de Hollywood como Tom Cruise, Nicole Kidman y John Travolta.


En la medida en que atrae más y más personas a sus templos, especialmente en los Estados Unidos, más detalles de los fundamentos de la práctica religiosa han pasado a primer plano y para sorpresa, algunos están fuera de las casillas.
Probablemente un espíritu muy elevado sea necesario para comprender las bases de la secta, que parte de un libro de ciencia ficción escrito en 1950 por L. Ronald Hubbard, ahora su gurú supremo.

Seleccionamos cuatro puntos de Cienciología para que puedas realizar una prueba: si estos tienen sentido, es probable que estés listo para ingresar en el selecto grupo de seguidores. 

 

1. Xenu, el diablo de la Cienciología
Xenu, o también Xemu, fue el gran dictador de la Confederación Galáctica: una red de 76 planetas, incluyendo la Tierra. Después de 20 millones de años, una sobrepoblación en el sistema comenzó a amenazar su reinado. Para evitar el peor escenario, el tirano reunió a un billar individuos, los congeló con el fin de preservar sus almas (o Thetans) y las arrojó sobre la tierra para morir bajo nuestros volcanes. Cuando los volcanes entraron en erupción expulsaron a las almas, que fueron capturadas de nuevo por Xenu, pero estas ya tenían sus cerebros lavados e infectados con información equivocada sobre todo (ahí nacieron otras religiones). Después de eso, el dictador fue capturado y la tierra se transformó en una especie de prisión andante de almas desinformadas.

 

2. Thetans, las almas desinformadas
Las almas congeladas por Xenu terminaron incorporándose a los humanos,
por lo que todo el mundo, tú y yo, llevamos con nosotros un thetán mal informado. Una de las luchas de la Cienciología es para purificarlas y librarnos de todos los daños causados por el dictador hace millones de años.
Para esto los cientólogos usan un medidor, un estilo de detector de mentiras que deja al descubierto las verdades durante un proceso llamado "auditoría". Esta es una de las prácticas centrales de la secta, en la que las personas salen del procedimiento elevadas espiritualmente y con un acceso sin restricciones sobre el potencial de su realización.

La inversión requerida es de aproximadamente $ 130 mil dólares. Los beneficios, según los cientólogos, no se deben limitar por la forma física. Solo entonces es que uno es capaz de controlarse a sí mismo y proteger el entorno que te rodea.

Las personas auditadas van ganando niveles conforme a su inversión en nuevos procedimientos.

 


3. La escala de la estructura humana

Para la Cienciología, la clave del éxito es saber cómo conocer y reaccionar ante los demás. La escala sirve para extraer el misterio de los demás. Los cientólogos son capaces de leer automáticamente a las personas y dar una respuesta adecuada. Aquí están autorizados a juzgar a voluntad: miembros de otras religiones, la gente que no cree en la Cienciología y los homosexuales, están enmarcados en una escala baja, es decir, personas en las que no se puede confiar.

Para mejorar el ranking, estas personas deben someterse a auditorías y, en el caso de los homosexuales, invertir hasta encontrar la cura a su elección sexual.

 

4. Los seres humanos son en parte moluscos

La Cienciología cree que thetans han pasado por diversos problemas y llevan estas experiencias consigo. Todos tenemos recuerdos de ese pasado. Algunos de nosotros fuimos átomos, células, organismos fotosintéticos y especialmente moluscos.
Los moluscos, de acuerdo con la Cienciología, dieron origen a nuestra mandíbula. Simplemente apretar los dientes puede invocar la memoria de la vida pasada.
En el caso de tener dudas, se puede realizar la prueba recomendada por Hubbard: describir un molusco a alguien. Esto va a estimular la memoria del pasado e incluso dará dolor en la mandíbula al otro, algunos con fuertes recuerdos serán incapaces de masticar durante tres días.

 


Fuente: ATI
Imagem: Mark Crossfield (Flickr – CC BY-SA 2.0)